Garantizar la seguridad y el cumplimiento de las normas

La instalación de un sistema de recuento automático de personas de precisión permite a los equipos de seguridad conocer en tiempo real y de manera precisa la tasa de carga de un edificio, una sala, una terraza, una plataforma, una plaza pública o cualquier otro lugar donde la tasa de frecuentación instantánea es un factor a controlar.
Al fijar los márgenes de carga apropiados, los agentes de seguridad puedan anticipar los picos de afluencia y gestionar los flujos de visitantes limitando el flujo o cerrando los accesos, con total conocimiento de causa. Del mismo modo pueden, mediante una alerta mostrada en el panel de control del programa Focus de Acorel, garantizar el cumplimiento de las normas y estándares de seguridad en vigor (efectivo máximo admisible según la Frecuentación máxima instantánea) optimizando la frecuentación y, con ello, la rentabilidad de un monumento, por ejemplo.
Atención, un sistema de recuento automático no permitirá nunca, sea cual sea la solución escogida, afirmar que un lugar está completamente vacío. De hecho, sea cual sea el sistema y su precisión, existe una deriva de carga. Además, los sistemas de recuento no abarcan todos los accesos, las ventanas, por ejemplo. En fin, siempre puede que un sensor de recuento sufra daños y no reenvíe la información correcta al instante. Ningún sistema de recuento podrá tener la garantía suficiente para bomberos o cualquier otra fuerza de intervención.